Biografía de Sorolla.jpg

La biografía de Joaquín Sorolla

Joaquín Sorolla nació en Valencia, España el 27 de febrero, 1863. Durante la mayoría de su niñez, Sorolla vivió con sus tíos maternos porque a los dos años, se quedó huérfano. Eran sus tíos, que los adoptaron, que alentaron Sorolla a pintar.

Primeros Cuadros de Sorolla

Sorolla trabajo para su tío como cerrajero y a la vez, aprendía el arte del dibujo, bajo el escultor Cayeano Capuz. En 1878, a los 15 años, Sorolla entro en la Escuela de Bellas Artes de San Carlos de Valencia. Es aquí adonde completo su formación como artista. Desde su juventud se interesó también por la pintura al aire libre (en plein air), con la que trataba de captar la luminosidad mediterránea, tanto en la huerta valenciana como en la playa, al igual que hacían por entonces los impresionistas franceses. Su hacer pictórico se caracteriza además, por la constante vocación de innovar. Nunca dejó de investigar nuevas soluciones plásticas: pinceladas largas y anchas, de pintura aguada, pastosa, luces delicadas y sombras muy definidas.

Los Premios de Sorolla en el Museo del Prado

Tres años después, Sorolla viajo al Museo del Prado donde hace copias de Velázquez, Goya, Ribera, y El Greco. En 1884, obtiene sus primeros premios. Gana la medalla del segundo lugar cuando entra su cuadro "El Dos de Mayo", en la Exposición Nacional de Madrid. "El Dos de Mayo" es un cuadro histórico. Con su cuadro, "El Grito del Palleter", obtiene la beca del Pensionado en Roma. Durante los cuatro años que está en Italia, Sorolla pinta temas de la Historia de España, Religión, y los colores locales. También en estos años, conoce a Jules Bastian-Lepage. Lepage, un gran pintor francés del tiempo, tiene una gran influencia en el trabajo de Sorolla. Es Lepage que introduce sus teorías "plenairistas" a Sorolla. El plenairismo es un estilo de arte que describe la vida con todo su color.

En 1888, se casa con Clotilde García de Castillo. En 1900, Sorolla pinta el cuadro, "Después del Baño". Este cuadro marca otro período para Sorolla. Este período es caracterizado por la maturidad. En este punto de su arte, Sorolla se ve como impresionista. En 1910, Sorolla regresa a temas más comunes como el mar y la vida del pescador.

El comienzo de las Exposiciones

Sorolla fue a numerosas exposiciones donde ganó muchos premios por su arte. Logró un gran éxito en su trabajo gracias a su notable disciplina y tesón. En los años que estuvo ganando premios, Sorolla conoce a Henry Huntington, director de la Sociedad Hispana de Nueva York, en London, 1908. Huntington le da, en 1911, el encargo más importante de su vida. Le ofrece pintar las paredes de la Biblioteca de la Sociedad Hispana. Sorolla decora las paredes, con una serie de paneles, sobre las distintas regiones españoles. Los paneles son entre tres y tres metros y medio de altura. La importancia de estos paneles es que, en ellos, Sorolla ofrece una gran visión de España. Estos paneles no se terminaron hasta 1919.

 

Además de esto, recibió encargos para condecorar algunos palacios que se construyeron en Stgo. de Chile. También realizó retratos de familias chilena, como la de Rafael Errázuriz.

En 1920, Sorolla sufrió un ataque más de hemiplejía que le impide volver a pintar y tres años mas tarde, Sorolla muere en su casa, Coliti de Cercedilla, en Madrid el 10 de agosto 1923.