La gioconda de leonardo da vinci.jpg

La Gioconda 

Leonardo Da Vinci

La reconocida obra de Leonardo Da Vinci llamada la Gioconda se encuentra en el museo del Louvre de París, esta es un retrato de medio cuerpo, de una joven dama florentina. Tiene una sonrisa enigmática y está en una postura relajada, con las manos cruzadas sobre el brazo del sillón, ante un paisaje húmedo y distante. Es uno de los paisajes de fondo más ricos y misteriosos de Leonardo, sobre caminos que se pierden solos.

Esta obra esta catalogada a dia de hoy como la más importante de Leonardo Da Vinci.

Lo que nos llama de primero a la atención en el cuadro es que Mona Lisa parece estar viva y realmente parece cambiar ante Nuestros ojos y mirar de forma diferente cada vez que nos volvemos a ella. Inclusivo en las fotografías del cuadro experimentamos efecto extraño. Todo esto suena un poco misterioso, y así es; ese es el efecto que debería Producir una gran obra de arte. Sin embargo, Leonardo sabía ciertamente cómo conseguir este efecto.

Hacia mucho tiempo, en un Pasado lejano, la gente Miraba los retratos con temor, Porque se pensaba que al preservar la imagen, el artista podría cerrar en el cuadro, de alguna manera, el alma de la persona retratada. Ahora, el gran científico, Leonardo, había hecho realidad Algunos de los sonidos y los miedos de estos primeros pintores.

De esta forma, Leonardo Da Vinci, el primer artista que no aboga por una vuelta a los modelos clásicos de la Antigüedad, parte de esta pero rompe la tradición del Quattrocento florentino inaugurando el camino que volver el arte del siglo XVI.

Se uno de los cuadros más Comentados de la historia de la pintura.

El pintor se dedique mucho y se esforzó en esta pintura. Nunca sabremos que tipo de fascinación sintió el pintor para esta mujer discreta y desconocida.

El siglo XX ha convertida definitivamente "La Gioconda" en una imagen llamativa: Marcel Duchamp (1919) le añadió un bigote jugando con la presunta indefinición sexual del retrato, Jan Voss (1965) la convirtio en contenido de una lata de conservas, el Mercado la convirtio en un reclamo publicitario y, Finalmente, miedo medio de la manipulación informática se ha convertido el rostro Mona Lisa en autorretrato de Leonardo.

Cronología: 1503-1506.

DOCUMENTACIÓN GENERAL:

- Técnica: La técnica que utiliza Leonardo es la del aceite. Aunque también utiliza y destaca la técnica del "sfumato", donde el contorno es velado y difuminado, dejando así siempre algo a nuestra imaginación.

- Soporte: La pintura está hecha sobre madera.

- Localización: Esta obra se encuentra en el Museo de Loure en París. Sus dimensiones son de 77 x 53 cm.

Primera aproximación: En primer lugar, la expresión entre melancólica y sonriente, a lo que se llama la enigmática sonrisa de la Gioconda, ha dado por la forma magistral como Leonardo aplica la técnica del sfumato: las cejas, la nariz y la boca quedan unidos por la luz y la sombra que define los trazos faciales.

 

Mientras tanto, que el frente, el pómulo y la barbilla destacan por su luz brillante, la cornisa de los labios, las aletas nasales y el contorno de los ojos se difuminan dando lugar a una expresión ambigua.

El paisaje de fondo está constituido por una naturaleza en movimiento: ríos que fluyen, nieblas y vapores, juegos de luces y vibraciones de colores. Nada de esto permanece, todo está derritiéndose, transmutándose. Es en efecto donde consiste la belleza: Mona Lisa integra y forma parte del fondo.

La apertura leve de los labios en las esquinas de la boca era considerada en ese periodo una muestra de la elegancia. Así Mona Lisa tiene una leve sonrisa que nos introduce en la atmósfera apacible, delicada que impregna la pintura entera.

Si miramos cuidadosamente el cuadro, vemos que los dos lados no emparejan absolutamente, lo que da un aspecto de paisaje ideal fantástico al fondo. El horizonte, en el lado izquierdo, parece estar mucho más bajo que en el derecho. Por eso, cuando nos centramos en el lado izquierdo del cuadro, la mujer, de alguna manera, parece más erguida que si nos centramos en el derecho. Su cara, parece también variar con este cambio de posición, porque, incluso aquí, los dos lados tampoco emparejan exactamente.

ANÁLISIS FORMAL:

- Línea y dibujo: Predominio de la curva.

El paisaje muestra la investigación de Leonardo sobre la perspectiva aérea.

- Colores: Los colores que utiliza Leonardo son: de tonalidades grises y azules para remarcar lejanía y crear un efecto atmosférico (parte superior de la pintura); oscuros de tonalidades marrones verdosas para el pelo y el vestido y claros con tonalidad amarilla y brillo sobre todo en la parte pectoral de la mujer, y en el resto de la piel.

Aparecen tanto colores fríos como cálidos.

- Luz: Contraste entre luz y sombra. Mucha claridad y luz brillante en los trazos de la Gioconda.

La luz es real, ya que es un retrato de una mujer.

- Composición: En la obra se podría decir que hay una simetría general, aunque la mujer está daleada y esto hace que se vea más un lateral que el otro.

La composición es equilibrada, donde el rostro es el vértice de un triángulo en el que el eje de simetría está definido por la claridad que ilumina el frente, el pecho y las manos.

Aunque con lo que vemos dibujado ya tenemos suficiente para deducir la pintura, podríamos considerarla una obra abierta, ya que nos falta una parte del cuerpo, las piernas, y el paisaje sigue por los dos lados.

Las líneas principales son circulares porque está dibujando una mujer, y el autor a modelado muy bien todo su cuerpo.

- Tiempo: El tiempo que utiliza da Vinci es simbólico.

- Ritmo: La pintura está en reposo, ya que la Mona Lisa está asentada y en su espalda hay un paisaje que no está en movimiento.

- Estilo: El estilo que impone Leonardo en la Gioconda es Renacentista.